NOTA:
El libro completo esta disponible

Descargar libro

El Prefacio que sigue habla de este libro y de su libro interrelacionado
La globalización se descentraliza
http://www.globalizacionsedescentraliza.com

Prefacio

Rafael Rodríguez Castañeda
UCLA, 5 de abril de 2010

«La memoria modifica el pasado», escribió Borges, y esta observación fracturó para siempre la idea de que el pasado es estático, fijo. Ante la mirada escrutadora de nuestro tiempo no permanecen quietas las pinturas ni las fotografías. Hoy sabemos que el pasado posee un dinamismo susceptible de asombrarnos en cualquier momento. Todo depende del instrumental con que lo observemos, así como del enfoque de quienes lo interpretan.

La globalización se descentraliza (Lazín, 2007) y La globalización se amplía (Wilkie y Lazín, 2011) hacen una crónica de acontecimientos recientes y remotos, lo mismo en el tiempo que en la geografía. De esta manera contribuyen al arte de historiar, agregando el análisis y la interpretación. Lo inquietante es que descubramos cómo aparece un nexo evidente, nunca antes observado, entre una serie de sucesos mundiales. Estos nexos producen efectos sobre los años subsecuentes e influyen hoy en nuestra vida cotidiana y en nuestra economía. Ambos libros recurren a un método que nadie había utilizado antes. Lazín y Wilkie proponen a los lectores un desafío en apariencia muy sencillo: revisar una y otra vez los claroscuros de la globalización. En otras palabras, quien aspire a entender la complejidad de las fuerzas antagónicas que en ocasiones impulsan cambios en el mundo y en otras producen conflictos y obstáculos para evitarlo, debe saber que una sola interpretación no es suficiente; no es posible generalizar ni suponer que todo es blanco o negro.

Es preciso penetrar la compleja trama de la historia con un hilo conductor difícil de describir, pero que está urdido con inteligencia, con apertura de criterio y con un incesante afán de búsqueda de información, recurriendo a todos los medios disponibles, comenzando por la ventana de la casa, continuando por la hemerografía universal y culminando en internet.

La cronología de 1929 a 2009 que presenta La globalización se amplía, es al mismo tiempo una propuesta reveladora y un ejemplo de cómo revisar hechos históricos.

Sabemos que como recuento de la política económica y sus repercusiones en el bienestar o la miseria del mundo durante los últimos ochenta años, está sujeto a varias interpretaciones, de las que a su vez resultan problemas imprevisibles e inevitables. De esta relatividad surge un reto adicional para los lectores del libro: analizar a fondo los claroscuros de la globalización.

Ninguno de los temas que este libro aborda está exento de ellos. Son claroscuros literal y metafóricamente, es decir, son hechos claros y oscuros por definición y por el significado que entrañan.

A este libro le corresponde el número 36 en el orden de la Serie Ciclos y Tendencias en el Desarrollo de México, que hasta ahora consta de cuarenta y un volúmenes.

Esta serie,1 la de mayor duración en la historia de las relaciones México-Estados Unidos, la comenzaron a editar en cooperación desde 1990 el PROFMEX (Consorcio Mundial para la Investigación sobre México),2 el UCLA Program on Mexico de la Universidad de California en Los Ángeles y la unidad Azcapotzalco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM-A), donde se estableció la sede editorial. En 1995 la Universidad de Guadalajara asumió el patrocinio de las ediciones, y en consecuencia, la sede editorial. En el curso de los años otras universidades se han sumado como coeditoras de volúmenes específicos. Entre éstas destacan la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Institut de Recherche Pour le Développement (IRD-Paris), la Universidad Autónoma Metropolitana-Azcapotzalco, el Institut für Regionalentwicklung und Strukturplanung de Alemania, la Universidad Autónoma de Sinaloa, la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, la Universidad Autónoma de Baja California y El Colegio de México. Los pivotes de este esfuerzo sostenido a través del tiempo han sido PROFMEX, el Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA) de la Universidad de Guadalajara y Juan Pablos Editor.

La relación de este libro con sus antecesores es la común experiencia docente y de investigación en la Universidad Autónoma de Baja California, donde Lazín y Wilkie participaron en la Maestría y el Doctorado en Estudios del Desarrollo Global (MDEDG) durante 2007 y 2008.

El símil de la familia sirve para decir que a La globalización se amplía le anteceden 35 hermanos, mas hay que agregar que este nuevo vástago de la serie que el lector tiene en sus manos guarda un parentesco particular con el volumen inmediato anterior, cuyo título es La globalización se descentraliza. Digamos que son gemelos, aunque el volumen 35 vio la luz en 2007 y éste aparece cuatro años después. La doctora Lazín es la autora del volumen 35 y el prólogo es de Wilkie.3 La autoría de este volumen 36 corresponde a James Wilkie y Olga Lazín, quienes colaboraron tanto en la investigación como en la redacción.

Me referiré a tres aspectos de éste:

1. El método. La forma en que La globalización se amplía y el volumen 35, La globalización se descentraliza, superan la crónica convencional de los libros que analizan la historia reciente.

2. La estructura. La organización del contenido de La globalización se amplía.

3. Experiencias que influyeron en la elaboración de este libro.

EL MÉTODO

Como propuesta metodológica para revisar la historia, este libro trasciende las generalizaciones mediante el análisis de muchos casos que surgen sobre los mismos temas en diferentes momentos y lugares.

Al tiempo que exponen datos y cifras concretos y objetivamente verificables, Wilkie y Lazín establecen correlaciones e implícitamente definen su posición ética como historiadores. De esa manera analizan móviles primarios como la intransigencia y avaricia humanas, según lo expresan los jefes de Estado, los empresarios o los financieros.

La globalización se amplía aborda otro aspecto de la globalización. Comienza donde el volumen anterior termina y va más allá del estilo convencional con que se escriben los libros de crónicas, que tradicionalmente registran los hechos tal y como ocurren. James W. Wilkie y Olga Magdalena Lazín desarrollan en estos libros gemelos un nuevo tipo de crónica que revela cómo difiere la visión sobre los acontecimientos si se aprecian desde la perspectiva de varios años, recurso que nos ayuda a comprender desde contextos cambiantes un conjunto de eventos que nuestra memoria ha captado y que al ocurrir fueron objeto de una valoración diferente.

La exposición de los dos volúmenes sigue la metodología de la crónica selectiva; toma como hilo conductor la interrelación constante entre el capitalismo y el Estado, y mediante cortes decenales destaca la visión, el enfoque y las preocupaciones determinantes de los hechos históricos que refiere y examina.

Los dos libros se basan en estudios de caso para profundizar en la comprensión de los puntos de vista vigentes en el momento en que ocurrieron los hechos reseñados.

Mientras que las crónicas tradicionales registran acontecimientos en el orden en que suceden, ya sea en el curso del tiempo o seleccionados mediante un artificio histórico, la historia narrativa proporciona un contexto interpretativo. Ambos procedimientos difieren, sin ser excluyentes. Por su parte, estos dos volúmenes combinan ambas aproximaciones. El estilo que utilizan los doctores Wilkie y Lazín supera la crónica convencional al revelar diferentes formas de apreciar los acontecimientos; primero, tal y como fueron vistos en el momento que surgieron, y posteriormente muestran cómo la valoración cambia con el transcurso de los años. De esta manera contribuyen a que captemos conjuntos de acontecimientos y a que nuestra comprensión se modifique según los contextos cambiantes. Tal comprensión se amplía a la luz de mapas, series estadísticas ilustradas en cuadros y gráficas que cubren amplios períodos.

Este procedimiento anticipa la tesis de la novelista africana Chimamanda Adichie,4 quien sostiene que «La historia única crea estereotipos y el problema con los estereotipos no es que sean falsos sino que son incompletos. Hacen de una sola historia la única historia», circunstancia que se complica cuando entra en juego un factor casi omnipresente en las relaciones sociales: el poder. Conviene ver su conferencia El peligro de una sola historia.5 «El poder –dice Adichie– es la capacidad no sólo de contar la historia del otro, sino de hacer que esa sea la historia definitiva. […] La consecuencia de la historia única es ésta: roba la dignidad de los pueblos, dificulta el reconocimiento de nuestra igualdad humana, enfatiza nuestras diferencias en vez de nuestras similitudes».

Las historias importan. Muchas historias importan. Las historias se han usado para despojar y calumniar, pero las historias también pueden dar poder y humanizar. Las historias pueden quebrar la dignidad de un pueblo, pero también pueden reparar esa dignidad rota […] Es lo que el escritor nigeriano Chinua Achebe llama un «equilibrio de historias».

Cuando rechazamos la historia única –concluye Chimamanda Adichie–, cuando nos damos cuenta de que nunca hay una sola historia sobre ningún lugar –y sobre ningún acontecimiento, agregaría yo–, recuperamos una suerte de paraíso.

Otro aspecto relevante es la atenta observación que Lazín y Wilkie realizan sobre la connotación de los términos clave en los lenguajes de la política y las ciencias sociales, especialmente la historia económica. Analizan hasta qué punto persiste el uso de la misma terminología, cuándo cambia y cómo ciertos conceptos se redefinen.

Ambos volúmenes abordan la problemática de la misma manera pero destacan aspectos diferentes. El volumen anterior se enfocó en los «éxitos», «fracasos»6 y situaciones intermedias al analizar los conceptos de libre comercio, fundaciones, Sociedad Cívica y gobierno civil en las regiones del mundo.

La globalización se amplía enfoca específicamente los claroscuros de los nexos globales en el mundo y en México desde 2007, año en que Olga Lazín completó los originales del volumen 35 con las páginas finales, que llamó «Conclusión en marcha». Este volumen 36 también reconoce implícitamente la índole dinámica de la historia y se cierra con un capítulo denominado «Conclusión sin fin».

Para destacar los claroscuros en el contexto global, la introducción de este libro presenta cortes decenales de 1929 a 2009. De esta manera correlaciona los colapsos de la economía mundial entre estos dos años clave.

Como los autores lo han indicado en ambos volúmenes, en atención a la relevancia que ha cobrado desde 2006 hasta el presente, conviene tener en cuenta la historia del concepto de globalización.

Según es posible apreciar en los textos que han escrito sobre el tema los profesores Kukoc y Lazín, tanto el término como el concepto globalización tienen diferente historia en sí mismos.

Mislav Kukoc

El profesor Kukoc, del Instituto de Ciencias Sociales Ivo Pilar de Split, Croacia, encontró que los términos «globalizar» y «globalismo» aparecieron hace 66 años en Democracia planetaria: una introducción al humanismo científico y a la semántica aplicada,7 libro que publicaron Oliver L. Reiser y Blodwin Davies en 1944.

Como el mismo Mislav Kukoc ha aseverado en su estudio de 2006 titulado Democracy and neo-liberal globalization:8

Aunque el sustantivo ?‘globalización?’ apareció primero en el diccionario Webster en 1961,9 en años recientes –mediados del decenio de los ochenta–, palabras tales como ?‘global?’, ?‘globalidad?’ y ?‘globalismo?’, así como los conceptos de «políticas globales» o «comunicaciones globales» eran prácticamente desconocidos. Antes del final del siglo veinte, las discusiones sobre asuntos internacionales preferían utilizar el término ?‘internacional?’ y sus variantes que hablar de «relaciones globales».

Con todo y que [el sustantivo era] en primera instancia un americanismo, durante los dos últimos decenios las nociones de globalización se han diseminado con rapidez mediante docenas de idiomas. El sinónimo francés mondialisation tiene idéntico significado.

La reciente popularidad de este neologismo ha derivado en numerosas y polémicas definiciones de ?‘globalización?’. En términos normativos, algunos autores han asociado la idea de globalización con las de progreso, prosperidad y paz. Para otros, sin embargo, la palabra los induce a pensar en privaciones, desastres y fatalidad. A nadie le resulta indiferente, pero muchos están confundidos…

El Diccionario interdisciplinario sobre la educación para los derechos humanos y la democracia, que cita el propio Kukoc,10 define la palabra globalización como

...un proceso complejo y polémico de edificación del mundo en conjunto mediante la creación de estructuras institucionales globales […] y formas culturales globales […] las cuales entrañan: a. La libre unificación mercantil-económica del mundo con patrones uniformes de producción y consumo; b. La integración democrática del mundo basada en intereses comunes de la humanidad tales como equidad, protección de los derechos humanos, estado de derecho, pluralismo, paz y seguridad; c. La integración moral del mundo, importante [para ayudar a establecer] el desarrollo sostenible de la humanidad.

Kukoc mismo tensa la definición de globalización que hace el Fondo Monetario Internacional (FMI) como algo que implica ...la creciente interdependencia económica de países por todo el mundo mediante un volumen y variedad cada vez mayor de transacciones transfronterizas de bienes y servicios, flujos de capital internacional más libres, y una difusión más rápida y más extensa de la tecnología...11

Finalmente, Kukoc cita la declaración del Foro Internacional sobre Globalización:12

La tendencia mundial hacia el establecimiento de un sistema económico globalizado [está] determinada por las corporaciones supranacionales del comercio y por instituciones bancarias que no son responsables ante los procesos democráticos ni ante los gobiernos nacionales.

El foro bien pudo agregar que ninguna corporación internacional asume la responsabilidad del comportamiento de las corporaciones transglobales, respecto de las cuales Wilkie y Lazín han escrito.13

Olga Lazín

La doctora Lazín, graduada de la Universidad Babes-Boljay, Cluj Napoca, de Transilvania, Romania, y ahora investigadora en la UCLA y la Universidad de Guadalajara, desarrolla una aproximación diferente al concepto de globalización.

En La globalización se descentraliza Lazín considera que el concepto de globalización ha estado sujeto a un proceso evolutivo gradual cuyo punto de partida ubica en 1565. Observa un largo período de desarrollo de más de cuatro siglos que concluyó en 1991, año a partir del cual adquirió gran celeridad hasta nuestros días. La era gradual comenzó con el mercantilismo global moderno, cuando los imperios exportaban más de lo que importaban y España estableció la primera ruta regular del mundo mediante los galeones entre Manila y la Nueva España, que por 250 años (1565-1815) ligó a España con las Filipinas en la ruta comercial más duradera de la historia.

Esta ruta transportó de manera constante gente con nuevas ideas, nueva tecnología y nuevos productos de todo el mundo y, al mismo tiempo, dispuso la comunicación de largo plazo para que los migrantes viajaran a nuevos lugares.

El principio de la etapa de celeridad lo marca el derrumbe de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas en 1991.

Según Lazín:14

…el proceso de globalización de vía rápida se basa en la acelerada expansión del libre mercado. Mi argumento es que el libre comercio de bienes, comunicaciones y servicios proporciona el contexto para el surgimiento de la Sociedad Cívica. No encuentro una correlación directa y mensurable entre los dos, sino más bien que el contexto del libre comercio abre la comunicación internacional y hace posible el papel de la Sociedad Cívica, además de hacerlo más efectivo…

Presento el criterio de que la globalización se está acelerando, pues ha pasado de ser un proceso «gradual» de muchos siglos –hasta antes de la década de los ochenta del siglo XX– a un proceso de vía rápida. Al comenzar dicha década el presidente estadounidense Ronald Reagan y la primera ministra del Reino Unido Margaret Thatcher sumaron sus fuerzas para fomentar los muchos factores que intervinieron en la globalización de vía rápida, basados en una comunicación abierta que ha facilitado el flujo de fondos entre organizaciones con fines de lucro privado, muchas de las cuales donan una parte significativa de sus ganancias a las [fundaciones sin fines de lucro] que buscan fomentar el cambio en el mundo en desarrollo…

Las etapas desde 1565 [… iniciaron] una interacción entre países por medio del mercantilismo y el comercio que ganó fuerza y velocidad gradualmente, integrando cientos de factores presentados aquí. La mayor parte del proceso involucró la expansión del estatismo.

Con la alianza del presidente Reagan de Estados Unidos y la primera ministra Margaret Thatcher en los ochentas, se puede apreciar en la cronología de este apartado el surgimiento de la globalización de vía rápida. Reagan y Thatcher no sólo rompieron las barreras del estatismo que impedían la globalización rápida, sino que también crearon las condiciones internacionales para ayudar a Gorbachev para permitir la caída del muro de Berlín, abriendo paso a una nueva era….

Todos los libros son escritos en diferentes momentos de la historia, y este no es la excepción. Sin embargo, esta obra difiere de las demás en un aspecto importante, en vez de revisar los textos escritos en otra etapa en su versión original, los he dejado para que sirvan como crónicas que permitan ver el pensamiento en cada etapa y así captar la rapidez con que ha cambiado la globalización [especialmente desde los años ochenta].

Quien se interese en conocer la crónica de Lazín, que cubre el periodo de 1565 a 1991, puede consultar «Etapas de la globalización» desde el comienzo de la ruta Sevilla-Veracruz- Acapulco-Manila hasta a) las guerras URSS-Afganistán e Irak- Irán, y b) la implosión de la URSS en el «Apéndice A», pp. 627- 673, de La globalización se descentraliza, o bien leerlo en línea.15

LA ESTRUCTURA

Este volumen consta de cuatro partes. La primera es la introducción de James Wilkie, quien selecciona y hace la crónica de eventos que enlazan los años de 1929 a 2009. El título de esta introducción es «El impacto del capitalismo global desde 1929 hasta 2009: claroscuros de la globalización ampliada». Aquí el autor ha hecho una selección de los acontecimientos más relevantes ocurridos en cada año terminado en nueve –1929, 1939, 1949, etc.– para mostrar cuán rápidamente los hechos han aumentado su celeridad, hasta llegar a 2009. La intensidad del cambio aumenta en proporción directa con nuestro desafío para comprender lo que se está convirtiendo en una avasalladora cascada de eventos cada vez más interrelacionados. El problema que afronta la mayoría de los observadores es la falta de oportunidad –que la introducción ofrece– de ver los hechos como elementos que necesariamente forman parte de algo con mayor significado para el mundo.

La segunda parte consta de nueve capítulos, donde los autores presentan su visión de acontecimientos históricos desde la óptica de mediados del primer decenio de este siglo.

La tercera parte presenta seis casos que ilustran la complejidad de la historia de la globalización. Se trata de una visión desde la perspectiva de 2009-2010 y contiene, además, la conclusión que Wilkie llama la crisis de las instituciones

Estos estudios de caso que ha preparado James Wilkie se enfocan en las ironías que surgen en las regiones globales y que demuestran la «incapacidad» de llegar a consensos para resolver problemas sociopolíticos y económicos. Los casos ven un mundo siempre en crisis:

1. Fin del modelo estadounidense de consumo para la clase media, basado en el reciclaje de la reserva mundial de dólares.

2. Ironías del papel que desempeñan Estados Unidos, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Grupo de los 20 (G-20) en la globalización (2009-2010): ¿enemigos o amigos del mundo en el complejo de las finanzas internacionales y la renovada guerra en Afganistán.

3. La Unión Europea: ¿cómo coordinar a 27 países?

4. El Oriente Medio: Israel vs. Palestina e Irán.

5. El caso de la fiebre A-H1N1, de México al mundo: los problemas de una CTG expuestos por Andrés Timoteo Morales, periodista rural.

6. El caso de los monopolios que sofocan a México y China, vistos mediante los enfoques de Denisse Dresser, Julio Scherer, Gabriel Zaid y Gordon G. Chang.

La intención de la cuarta parte, denominada Conclusión sin fin, es orientarse hacia un grupo de conclusiones. Conclusiones que, sobre una realidad dinámica y siempre cambiante nunca serán definitivas: eso explica el hecho de que las dos primeras se llamen simplemente ?‘lecciones?’: lecciones del lado oscuro y lecciones del lado luminoso de la globalización. La siguiente es, digamos, circunstancial respecto de los primeros años del presente decenio, segundo del siglo XXI: El problema que encara el mundo actual es la forma de reactivar el consumo.

Finalmente, el último apartado de esta cuarta parte reitera el paradójico título de la Conclusión sin fin para reforzarlo con un anuncio: este libro no termina con la última página. Gracias a la interminable investigación del tema y a las posibilidades de mantenerse en permanente contacto con los lectores mediante internet, será posible seguirles ofreciendo noticias sobre la globalización, sus efectos y tendencias mediante un portal cuyo nombre es consecuente con el movimiento continuo: crónica sin fin, que la sintaxis de los enlaces electrónicos transforma en una sola palabra: cronicasinfin.

Experiencias que influyeron en la elaboración de este libro

Tanto este tomo como el anterior –el número 35– reúnen la sabiduría resultante de la docencia e investigación de los autores en sus viajes académicos que van de Moscú a Beijing, de Tokio a París, de Mumbai a Tánger, de La Habana a Quito y de Buenos Aires a Toronto.

Concretamente en México, los autores cuentan con la experiencia de haber organizado dos conferencias internacionales: en 1994 condujeron el encuentro «El proceso de desarrollo de México visto por los representantes de PROFMEX alrededor del globo», efectuado en la ciudad de México los días 28 y 29 de julio, y en 1997, el IX Congreso PROFMEX-ANUIES «México y el Mundo», que se realizó en Morelia, Michoacán, del 5 al 13 de diciembre.

Inmediatamente después de haber participado en la Maestría y el Doctorado en Estudios del Desarrollo Global (MDEDG) en la Universidad Autónoma de Baja California, James Wilkie escribió un esbozo donde se encuentran las ideas que desarrolla en la introducción a este libro. Este esbozo, cuyo título es «La gobernanza global como desafío democrático (privado, estatal, mixto) a fin de las décadas desde 1929»,16 constituye el prólogo a La gobernanza global como desafío democrático: conceptos y perspectivas,17 libro escrito en 2009 bajo la coordinación de Luis Enrique Concepción Montiel, Patricia Moctezuma e Igor Filibi López y que aparece en 2010.

James Wilkie le reconoce a La gobernanza global una doble significación conmemorativa. La primera es que fue escrito en el centenario de la aparición de Los grandes problemas nacionales, el famoso libro de Andrés Molina Enríquez. En esta obra, que salió a la luz pública en 1909, Molina Enríquez analizaba la situación y los problemas socioeconómicos y políticos de un México mayoritariamente rural, aislado del mundo y al borde de la convulsión política; un panorama que contrasta en muchos sentidos con el de 2009, cuando los problemas de México surgen de una economía urbana y subsiste una gran población rural cuyas estructuras productivas funcionan con muchas de las ineficiencias de hace cien años. La diferencia radica en que en 1909 México veía hacia adentro18 y en 2009 el país fija la mirada tanto en el exterior como en su interior.

Por las limitaciones de perspectiva que Los grandes problemas nacionales pudo tener en 1909, el volumen conmemorativo de La gobernanza global como desafío democrático provee un complemento necesario para la importante obra de Molina Enríquez, que se encuentra ahora en línea.19

La segunda significación conmemorativa radica en el hecho de que La gobernanza global como desafío democrático es la primera publicación que edita la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) como resultante del único programa académico establecido en México hasta ahora para obtener la Maestría y el Doctorado en Estudios del Desarrollo Global.

La MDEDG se formó con la asesoría de PROFMEX, bajo la dirección del doctor Alfonso Galindo, vicepresidente ejecutivo, con el propósito de establecer los lazos de cooperación académica entre instituciones de cuatro continentes: América del Norte, especialmente la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA); América del Sur, Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO); Europa, la Universidad de París, y Oceanía, la Universidad de Nueva Gales del Sur. La MDEDG ofrece una alternativa de educación superior en ciencias sociales en la que se estudian «...el desarrollo global y sus efectos en los ámbitos local, regional, nacional e internacional».

En cuanto a La gobernanza global como desafío democrático, James Wilkie me ha expresado su reconocimiento al doctor Montiel, quien lo invitó a escribir el prólogo de este libro, asunto que aborda con mayor amplitud y profundidad en la introducción de La globalización se amplía.

Tanto para Wilkie como para Lazín es evidente, desde la publicación del tomo 35, que el tema de este libro continúa el análisis de los nexos entre capitalismo y Estado, dos corrientes que, como los polos de la energía eléctrica, lo mismo se oponen que se complementan, y cuyos efectos parecen potenciarse en el ámbito de la globalización.

Así como la globalización es perceptible en cada aspecto que concierne al mundo, en México ha cambiado enteramente el tono del debate interno. Este volumen se refiere a los aspectos más relevantes de ese debate y los contextualiza con el presente que las fuerzas del capitalismo y el Estado han conformado. Por ejemplo, México ha firmado más tratados de libre comercio que cualquier otra nación del mundo y es el único país que participa tanto en el TLCAN (Tratado de Libre Comercio de América del Norte) como en un TLC con la Unión Europea.20

Al presentar las pruebas de su investigación, Wilkie y Lazín se permiten todo género de ironías; con frecuencia recurren a las comillas para poner en entredicho el sentido en que los declarantes utilizan las palabras. Mediante este conjunto de procedimientos, en cada caso establecen una especie de entimema que se detiene justo antes del momento en que correspondería formular conclusiones o juicios de valor. Hacerlos o abstenerse de ello será la decisión inteligente de los lectores del libro.

Mediante La globalización se amplía, James W. Wilkie, historiados y autor de entrevistas de historia oral sobre la élite política de México y de varios países de América Latina, demuestra que tranto su trabajo de campo sobre el poder en América, Europa y Asia, como sus viajes han afilado su capacidad para indagar y correlacionar los indicadores clave, que constituyen denominadores comunes del acontecer mundial.

A su vez, Olga Magdalena Lazín, originaria de Transilvania, Romania, lugar cuya fama radica en arraigados mitos, desmitifíca la globalización mediante el análisis de la Sociedad Cívica en Estados Unidos y en México. Tras haber conocido las entrañas del socialismo y del autoritarismo, y con un doctorado de la UCLA, estudia a través de una lente particularmente crítica los sorprendentes vuelcos del sistema capitalista.

Mas ahora conviene pasar a la lectura de la introducción.

______________________

1Fundada por James Wilkie con la co-coordinación de Sergio de la Peña de 1990 a 1998?†) y de Jesús Arroyo Alejandre desde 1998.
2. Organización internacional dedicada al análisis independiente de México, sus políticas públicas y educativas, su modelo de desarrollo económico y empresarial y su posición en el ámbito global. Organi- za cursos, eventos y conferencias internacionales con el propósito de analizar y difundir ideas que contribuyan a un mejor desarrollo del país, sus instituciones, empresas e individuos. Para mayor información consulte el portal http://www.profmex.org
3. El prólogo de La globalización se descentraliza se extiende en 137 de las 715 páginas de que consta el libro.
4. Chimamanda Ngozi Adichie (n. Abba, estado de Anambra, Nigeria, 1977). Novelista, autora de La flor púrpura (Purple Hibiscus, 2003), Medio sol amarillo (Half of a yellow sun, 2006) y del libro de relatos La cosa alrededor de tu cuello (The thing around your neck, 2009)..
5. http://www.aulaintercultural.org/article.php3?id_article=3750. Traducción de Beverly Pérez Rego, revisada por Emma Gon.
6. La intención de las comillas es, desde luego, relativizar la valoración que hasta ahora se ha hecho de los acontecimientos.
7. Nueva York, Creative Age Press, 1944, pp. 212, 219.
8. Kukoc en http://hrcak.srce.hr/file/19167 (consultado el 11 de octubre de 2006).
9. Websters Third Diccionary of the English Language Unabridged (Merriam, Springfield, Mass, 1961), p. 965.
10. Kukoc, citado en http://www.ifg.org/analysis.htm .
11. Véase Kukoc, http://hrcak.srce.hr/file/19167.
12. La cita procede del siguiente portal: http://www.ifg.org/analysis.htm
13. Sobre este aspecto, véase Wilkie y Lazín (1999).
14. «Palabras preliminares» en el volumen 35 de esta serie, La globalización se descentraliza pp. 24-27.
15. Véase el libro de Lazín en http://www.profmex.org/publication.html .
16. Traducido por Edna Monzón Wilkie.
17. Lo publican la Cámara de Diputados de los Estados Unidos Mexicanos, Miguel Ángel Porrúa y la Universidad Autónoma de Baja California en México, D.F., y Mexicali, Baja California.
18. La reedición en 2003 y 2010 de Los grandes problemas nacionales con el subtítulo Versión siglo XXI, preparada por Samuel Schmidt, retoma el título de la obra clásica y es quizá la primera en revisar las características socioeconómicas de la joven nación mexicana a la luz de 94 años de historia. Su propósito es sugerir que si en los albores del siglo XXI México se encuentra en el mismo sitio que hace cien años, es necesaria la refundación del Estado. La edición de 2003 fue publicada por Nuevo Siglo Aguilar; la edición de 2010 es de Miguel Ángel Porrúa Cfr. Samuel Schmidt, “La necesidad de una agenda nacional”. http://www1.udg.mx/noticias/samuel-schmidt-analiz-los-grandes-problemas-nacionales
19. Véase Molina Enríquez en
www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/ecm/01471652101247384191291/index.htm .
20. Véase el prólogo de James W. Wilkie en Lazín (2007: 29-166), http://www.globalizaciónsedescentraliza.com